hojas frutas hierba

Psicoterapia de Niños

La psicoterapia infantil es indicada para niños que presentan conductas alteradas o llamativas, niños que necesiten revisar aspectos relacionales con su familia o entorno, que presenten angustia, desánimo, depresión, temores, traumas, problemas escolares, o bien, con presencia de otros síntomas psicológicos u orgánicos (enfermedades) que deterioren su vida.

En la psicoterapia infantil se toma tiempo para establecer un buen vínculo entre el niño y el terapeuta, pues de este dependerá en gran parte el resultado de la terapia. En las sesiones se utiliza mucho el juego, el dibujo y otras actividades lúdicas que permiten generar confianza y que sirven tanto para diagnóstico como para el tratamiento propiamente tal. En las sesiones también podrán participar los padres pues es muy útil el compromiso de ellos en el proceso, pudiendo ingresar a la consulta con el niño, si lo desean o lo requiere la terapia.

La duración de una psicoterapia es variable. En algunos casos, cuando la situación requiere algo muy puntual, puede resolverse en pocas sesiones. Cuando se trata de resolver aspectos más profundos, una terapia puede tener una duración de 6 meses a un año, y en algunos caso puede ser más tiempo.

Hay que entender que los cambios profundos implican un tiempo y proceso y que en el caso del niño estos se realizan muchas veces en base al juego más que a la intelectualización o comprensión cognitiva.

La frecuencia adecuada de las sesiones suele ser de una o dos por semana, cuando la terapia avanza se puede plantear espaciarla en el tiempo. El psicólogo entrega su boleta de atención que se puede reembolsar en la Isapre.